30 de mayo de 2023

Amor en el olvido

Amor en el olvido




A la mesa del frente se acercó una pareja de ancianos. 
Él apartó una silla. Ella se sonrojó y le obsequió con una tímida sonrisa. Ya sentados, él pidió los desayunos.
   La camarera trajo zumos, fresas, café con leche, tostadas y una cestita con mantequilla y mermeladas. Ella se inquietó con tanto ajetreo. Él le cogió la mano y la besó. La miró con ternura y dijo que todo estaba bien y que esté tranquila. Le acercó el vaso con zumo. Después, unas fresas. Le untó el pan con mantequilla y añadió una generosa capa de mermelada de fresas, su preferida. Le acercó su taza.
   Me sentía como una intrusa, pero no podía apartar la mirada de aquella escena.
   El hombre se levantó para pagar. Cuando volvió a la mesa, la señora se puso nerviosa, como si estuviera desubicada. Él la cogió de la mano.
   —¿Quién es usted? No lo conozco, déjeme tranquila.
   En este mismo instante comprendí el significado del Amor.




   
                                                                                                         30/05/2023, Gijón


26 de mayo de 2023

La Obra

La Obra





Cuando nacemos, delante de nosotros se abre un lienzo casi en blanco. Casi, porque la voz de nuestra madre y el sonido de su corazón, son sus primeros trazos.
   Con cada fragmento del tiempo, que se multiplica en segundos, minutos, horas…, nosotros convertimos en pintores, escritores y protagonistas de nuestra vida. Añadimos personajes, nos enamoramos de ellos, los apartamos y sacamos fuera del camino, lloramos por ellos. Cubrimos el lienzo, mojado por lágrimas, con las capas secas. Y seguimos sobreescribiendo. Hasta el final…
   Algunas veces apartamos la mirada de los quehaceres y la alzamos al cielo estrellado, reconociendo nuestra pequeñez e insignificancia. Y, aun así, nos sentimos amados por el Dios.







                                                                                           25/05/2023, Gijón

23 de mayo de 2023

Bajo la lluvia

Bajo la lluvia




 

¿En qué piensas? ¿Por qué no te atreves a cruzar la calle?

La lluvia se hace más fuerte a cada minuto. El paraguas, que llevas, apenas te protege. Debajo de tus pies se está formando un charco. Seguro que ya tienes calados tus zapatos. Pero sigues ahí, clavada en la mitad de la acera, con la mirada ausente. ¿Esperas a alguien? Te veo llorando. Quiero acercarme, pero no quiero asustarte. Estás tan ensimismada.

   La lluvia ya es un aguacero. En la oscura calle quedamos solo tú y yo. Por fin me decido y me acerco muy lentamente hacia ti. No te asustes…

   Mi hocico frío toca tu mano. Te saltas un poco y enseguida la pones en mi cabeza.






                          

13 de mayo de 2023

Me voy...

 Me voy…




Me estoy muriendo o, por lo menos, es lo que oigo alrededor. Gente susurrando, el sonido del agua, el pitido molesto… Y el frío, mucho frío. Lo siento apoderándose de mi cuerpo.
   Estaba pescando. O esta era mi intención. Vine muy pronto. Dejé a mi esposa durmiendo. Tan bella después de tantos años. Le di un beso. Por fin pude cumplir mi deseo: ir a pescar. Para un pensionista recién estrenado es algo incondicional. Estar tranquilo, sin prisas, solo con la naturaleza. La unión con lo divino. Suena cursi, lo sé. Creo que he cogido un par de buenas truchas.
    Después, un fuerte dolor en el pecho…
  Mi cerebro casi sin oxígeno me dice que me voy. Me siento tranquilo… El agua está llevando mis recuerdos como los pétalos de flores…






                                                                                                                           09/05/2023, Gijón


12 de mayo de 2023

Tamara

Tamara




Al jubilarme me aficioné a pasear a primera hora de la mañana, cuando el pueblo está tranquilo y apacible, las calles desiertas y los pájaros, todavía desperezándose. 
  El día de hoy prometía ser soleado y con una agradable temperatura. Lo que en el Norte llamamos «un día guapo». El perro de aquel tipo de nuevo meó en mi puerta. Estuve a punto de llamarle la atención cuando sonó el teléfono. Qué raro a estas horas. Reconocí el número de la factoría donde trabajé hasta hace nada.
   —Diga.
 —Tamara, soy Juan. Ha pasado lo que temías. El horno ha reventado y esto es un infierno. Ya envié un coche para recogerte.
  Enseguida marqué el teléfono de mi hijo que, siguiendo mis pasos, también trabajaba ahí. No lo cogió. De camino lo intenté varias veces. Nada.
  El coche no me pudo acercar más y tuve que abrirme el paso entre las ambulancias, policía y gente gritando.
  Lo que vi, me dejó medio muerta. Montañas de amasijos de metal ardiendo y mi hijo podría estas en algún lugar de este infierno. Volví a llamarle. Una y otra vez. Nada.
  Pasaron las horas. He perdido la noción del tiempo ayudando a poner algo de orden en aquel caos. Mi hijo está bien. Mi hijo está bien…
  Su cuerpo apareció a la mañana siguiente. En su mano agarraba el teléfono.
  Era un día gris y feo. La lluvia lavaba la sal de mis ojos…







                                                Este relato es la precuela del relato «Hola, guapa»


                                                                                                   
                                                                                                      07/05/2023, Gijón
  

8 de mayo de 2023

Hablemos

Hablemos




Te observo, y sigues sin decirme nada.
En tu mano temblorosa, un cigarrillo.
Detrás del humo escondes la mirada.
Si susurrar «te quiero» es tan sencillo,
¿Por qué de nuevo me siento ignorada?

¡Cuántas veces hicimos el amor!
Me temo, que solo nos queda el deseo.
Intentaré no guardarte el rencor.
Pero pasando años yo te veo
Como un extraño, y siento el amargor.

Fuimos dos amigos y mucho más.
Con planes y proyectos del futuro.
Pero algo se ha roto y tú callarás, 
Por el miedo de sentirte inseguro
Esperando que yo dé un paso atrás.

Querido, ¿cómo podemos seguir
Cuando todo se rompe en pedazos?
Dime, ¿cómo lograremos unir
Algo bonito de simples retazos?
Estás callado. Podré sobrevivir…




                                                                                                    
                                                                     17/04/2023, Gijón





5 de mayo de 2023

El niño con chaqueta amarilla

 El niño con 
chaqueta amarilla


Con cada día se le hace más difícil cruzar la puerta.
   Siente que sus miradas lo taladran hasta los huesos y la intensidad de este dolor es insoportable. Se ve a sí mismo como un pato feo, inútil y estúpido. Mamá no deja de preguntar qué le pasa. Papá trabaja tanto que apenas lo ve. El único amigo que tenía, se fue a vivir a otra ciudad.
   Se sienta en su mesa e intenta construir un muro inquebrantable a su alrededor. Con poco éxito. La profe le pide que conteste y él suelta lo primero que se le ocurre y toda la clase empieza a reír. Cada carcajada es una piedra.
   A principio decidió ignorarlos. Empezaron quitándole el bocadillo y las monedas. Aguantó. Pero después de la encerrona en el baño, le entró miedo y vergüenza. No sabía qué hacer, con quién hablar. Él es uno y ellos son cinco. Seguro que se cubrirán unos a otros…
   Después de las clases él suele pasear por el parque municipal que da a los acantilados. Le relaja ver el inmenso mar e imaginar que hay más allá, donde la vista se pierde en el horizonte.
   Un día, especialmente malo, decide a dar un salto y volar. Libre como estos patos, que cruzan los océanos volviendo a su hogar…




                               
                                                                                                 08/05/2023, Gijón

El secreto

 El secreto




Anoche la tempestad hizo estragos: arrancó los árboles y rompió algunas ventanas. La vieja puerta del jardín, sacada de sus goznes, estaba tirada a varios metros.  Y lo más extraño es que hace muchos años nadie la abría.
    Al acercarme hasta la abertura me acordé de lo que contaba mi abuelo cuando yo era una niña. Decía, que esta puerta protegía el secreto de la familia y que jamás nadie debía abrirla. Por nada del mundo. 
    Entré… 
    En el centro de un precioso jardín había una fuente. Su agua cristalina cantaba una extraña melodía. Me acerqué. Vi en el borde una inscripción: 

“Serás y tendrás todo lo que deseas,
si de esta fuente el agua es bebida. 
Pero cuidado, toda tu familia 
pagará el precio con su vida”

    El agua fría y sabrosa bajó por mi garganta…
    Nunca me supo tan bien…




                                                                                                       23/04/2023, Gijón     


Este relato participa en el reto de Paleta de las emociones del blog Tintero de oro

Emociones: Interés, Vigilancia, Anticipación, Alegría, Sorpresa.