19 de octubre de 2022

Extraña pareja

   El viejo con su paso renqueante se acerca a la orilla en busca de su amigo.
   Es la mañana. El sol empieza a dar brincos sobre la superficie cristalina, llena de hojas. Los pájaros  con sus trinos tejen una melodía. La brisa mueve las ramas para marcar el compás.
    Ahí viene, blanco, majestuoso y resplandeciente, con su cuello frágil e infinito. Moviéndose, como en un baile, se acerca al anciano.
   Se conocen hace ya cinco años. Los dos quedaron viudos en la pasada primavera. Por esto cada mañana se buscan uno al otro para darse compañía. 
    Una extraña pareja.





                                                                                                 18/10/2022, Gijón

                                                                                    

                                                                                              

15 de octubre de 2022

Regalo

   
    Me llamo Alex.
   Hoy cumplo seis años. Mis papás dicen que es un día muy especial. A mí me parece como Navidad, sin arbolito, pero con muchos regalos. Hoy es diferente: mi papá no está. Se fue a la guerra. Yo y mi mamá nos escondemos en la casa de los abuelos.
   Timbre...
   Es un mensajero.
   Mamá sonríe y me da una caja.
   -¡Hurra! ¡Ironman! ¡Mi héroe preferido!
   Teléfono...
   Mamá grita y rompe a llorar. Me abraza muy fuerte.
   - Alex, cariño, ya no tenemos a papá, se fue al cielo.
   Yo miro a mi nuevo juguete, el último regalo de mi padre.
   Para siempre...

                                                                 


                                                                                                                                      
                                               Dedicado a los niños ucranianos que nunca volverán a ver a sus padres


                                                                                                                    

14 de octubre de 2022

La huida


   Ya son las nueve de la noche. El polígono está desierto. La ventana de mi oficina, que está al ras de la calle, es un faro. Todo el mundo ya se fue, pero yo sigo trabajando. El cierre del año me tiene exhausta y quiero irme ya. Por fin termino con el papeleo y salgo a la oscuridad.
  El silencio me rodea. Estoy sola. Empiezo a caminar. Las escasas farolas, como silenciosos guardianes, apenas alumbran la calle. Huele a lluvia. Las primeras gotas me salpican la cara.
   Detrás de mí oigo unos pasos. Me giro y no veo a nadie. Pero me siento observada y el escalofrío recorre la espalda. Otra vez el ruido, pero de algo metálico, arrastrado por el asfalto. Busco el móvil. Me tiemblan las manos. Estoy muerta de miedo. ¡Mierda! Lo he dejado cargando en mi mesa. Tengo que llegar al coche. Los cuarenta metros que separan mi oficina de la plaza del aparcamiento, ahora son kilómetros.
   Empiezo a correr.
   Los pasos, también...
                                                                         







                                                        
                                                                                                        (Continuará...)

7 de octubre de 2022

Escrito a la boloñesa

 

Agarro mi pluma en vez de las ollas.

Pongo el papel en lugar de los platos.

Mis pensamientos son los ingredientes

Con una pizca de sal de dolor añejo

Acompañado de lágrimas encebolladas.

Remuevo la carne picada de mi corazón sangrante y dolido.

Comparto una copa de vino con la salsa burbujeante

Y contemplo los caminos retorcidos de espaguetis

Salpicados de charcos rojos de tomate.

Siento que mis recuerdos se agolpan por salir

Como las hojas secas de orégano de un bote de cristal.