14 de mayo de 2024

La Isla Bonita

La Isla Bonita





Nunca he sentido tanta impotencia.
   Ver a mi hija de tres años comer aquella cosa de color grisáceo y de textura apelmazada, llamada “pan”, con tanta ansia y disfrute, me dejaba hecha polvo. Pobre niña no sabía lo que era un pan blanco, esponjoso y rico, untado con mantequilla y mermelada con un vaso de leche de verdad y no de polvo amarillento, hecho de no se sabe qué…
   El amor me trajo a Cuba cuando la URSS empezó a desmoronarse y su ayuda a la Isla disminuía con mucha rapidez. Sin sospecharlo, todos íbamos de cabeza al “periodo especial”. Para los cubanos fueron años de hambre y miseria, con apagones de dieciséis horas diarias, con estanterías de supermercados vacías; farmacias, sin medicamentos. Por la libreta apenas se vendían los productos básicos. Para conseguir huevos, mantequilla o algo de leche, recurríamos a la “bolsa negra” - mercado ilegal. 
   Tuvimos que adaptarnos para sobrevivir. Aprendimos a sacar donde no había nada, reciclar, reinventar, hacer lo que nunca has pensado para llenar la barriga con algo. Éramos como los niños pobres que miran los escaparates con golosinas; así veíamos las “shopping” para turistas y gente con contactos, sin poder siquiera entrar ahí.
   Lloraba mucho, metida en el baño. Lloraba cuando acostaba a mi pequeña, contando sus costillas. Y me sentía culpable por no darle más, porque ella no tenía la misma infancia que tuve yo.
   Me ha costado mucho muchísimo esfuerzo para salir de la isla.  Pero al final me marché, me escapé y me llevé a mi hija conmigo…




                                                                                                                        14/01/2023, Gijón

13 de mayo de 2024

La víspera del joropo

   La víspera del joropo



Quedaba un día para el joropo y ella todavía no sabía si Marcelo vendría.
   Nada más ver sus ojos verdes y la linda sonrisa, que no se le quitaba de la cara, supo que era para ella. Por más que su amigo maripozuelo le advertía que era un picaflor y que contaba las copuchentas a todas las mozas de los pueblos cercanos, para ella eran tan solo rumores y habladurías de los envidiosos.
   Él hacía bailar su corazón como un rayo del sol en el agua cristalina del arroyo. Todo en él la atraía. Para ella él era perfecto y …  Lo amaba.
   Marcelo, un huacho sin dinero y flacuchento, tocaba con la gran maestría la marimba. Sus dedos con mucha delicadeza agarraban los palillos que recorrían las láminas y ella imaginaba estos dedos sobre su cuerpo.
   La semana pasada se han encontrado en el cocotal que quedaba más allá del pueblo. Después de besarla con mucho brío, le había confesado que era la única para él y que quería casarse con ella. Y ella le contestó…
   El grito de su madre la bajó de las nubes:
—¡Hija, se te está quemando la marucha! ¡Deja de soñar despierta y no me vengas con alharacas amorosas por un muerto de hambre!
 





                                                                                                                  13/05/2024, Gijón

Diccionario:
Joropo - fiesta popular, fiesta en un pueblo
Copuchentas - chismes y murmuraciones
Huacho - huérfano
Marimba - instrumento musical
Marucha - un corte de carne de vacuno




10 de mayo de 2024

El tío duro

 

El tío duro

 

Con una inesperada finta el atacante me dejó casi KO. El golpe ha sido tan fuerte que mi cabeza empezó a dar vueltas y sentí tremendas ganas de vomitar.
   — ¿Qué, vas a llorar como una niñita? ¿Ya no eres tan terne? Me vas a suplicar que pare, mientras escupes los dientes. Lo que quedará de ti, lo tendrán que recoger con una pala. — El tipo me dio varias patadas en el estómago. Me doblé del dolor. Sus compinches le jalearon.
   » Por el rabillo del ojo avizoré a Marco haciéndome la señal de que el rescate ha salido bien. Mis hijos están a salvo.
   » El odio y la rabia acumulados me impelieron al ataque. Cogí al cabrón por sorpresa. Con un fuerte puñetazo en los riñones y con una patada en su rodilla derecha, lo derribé al suelo. Me puse encima y con un twister le rompí el cuello. Los pandilleros se quedaron mudos. Ahora a por ellos…
   — ¡Corten! ¡Corten! Los del maquillaje, necesito más drama y más sangre. La cara del protagonista no está bastante maltratada. Los de la banda, no sois tan fieros como exige el guion. ¡Poneos las pilas! Vamos a repetir la escena. Cuando quieran.
   — ¡5 y Acción!
   Mis ojos tumefactos apenas han visto venir el puñetazo. Ser un especialista es una mierda…
  


                                                                      09/05/2024, Gijón

7 de mayo de 2024

El rescate fallido

 El rescate fallido




He llegado demasiado tarde.

   El graznido estridente de los cuervos que sobrevolaban el pueblo y el olor dulzón de la muerte no me prepararon para tan dantesco espectáculo. Los cuerpos mutilados de los habitantes estaban por todas partes. A algunos les faltaban las extremidades, a otros, las cabezas. Decenas de mujeres y niños destrozados. Ni los hombres armados se salvaron. El olor repugnante me hizo vomitar. Tropecé con un brazo pequeño, que agarraba un conejito rosa. Caí al suelo ensangrentado. Me ahogaba en rabia y culpa por no estar ahí. Grité, lloré… El eco de mi dolor resonó en todo el pueblecito. Me olvidé por completo del peligro: el causante de aquella carnicería podría estar cerca.

   Y sí que estaba…

   Oí una respiración y jadeos, seguidos de unos pasos. Lo vi. En la oscuridad sus ojos, fijados en mí, inyectados en sangre, emanaban el odio visceral. Las pupilas amarillas tenían un brillo diabólico. Esta mirada no era de un ser humano, sino de una criatura hambrienta, salida de las peores pesadillas. Cada poro de su piel exudaba una maldad primigenia. Su demonio interior, agazapado a la espera de una mínima ocasión para matarme…

   Pero no la tuvo: mi Desert Eagle, con su bala del calibre cincuenta, le reventó la cabeza.









                                                                                   07/05/2024, Gijón

2 de mayo de 2024

La lluvia

 

La lluvia

 

 

La lluvia fría está cayendo,
cayendo,
cayendo;
Llenando los ríos con la vida
Que desembocan en océanos inmensos,
Pintando nuestro orbe en azul.
 
El tiempo tritura sin de piedad
Las montañas por más altas que sean,
Reduciéndolas a un simple polvo gris
Que nos va cubriendo,
cubriendo,
cubriendo.
 
La eternidad revela su rostro cruel
E impasible ante la muerte de la vida.
Nacemos entre lágrimas y dolor,
Vivimos con temor a morir solos.
 
La suave lluvia está cayendo,
cayendo,
cayendo
De tus ojos ahogados en los míos.
Rogándome que no me vaya
y suplicando a Dios que me deje contigo.
 
Susurrando tu nombre sin parar
Mi triste alma se agarra al presente.
Mi conciencia explota en estrellas,
Mientras la vida me abandona
poco a poco,
paso a paso,
huyendo.




02/05/2024, Gijón


1 de mayo de 2024

El ocaso

El ocaso

 

Observo el silencioso ocaso del sol y al asomarme por la ventana, oigo el susurro cómplice de las montañas. Nota a nota el canto de los pájaros llena de melodía el valle. La brisa suave con un sutil aroma a jazmín juega con los pétalos y algunos se posan en mi mano extendida, haciéndome cosquillas.
   Cierro los ojos, sonrío. Respiro. Me empapo de este momento de paz y de belleza. Abro los ojos. Miro abajo. Veo a mi viejo perro que está retozando en el prado como un cachorrito. Y más allá, en el linde del bosque, caminan dos personas, cogidas de la mano. Nico se olvida de su cola y corre para saludarles. Me resultan familiares. Se parecen muchísimo a mis padres. ¡Sí, son ellos! Se ven jóvenes y muy felices. Miran hacia la ventana. Me ven. Me sonríen y me llaman. El perro no para de ladrar y dar vueltas. ¡Que bobón! Tengo que ir con ellos. Ahora. Hay tantas cosas que contarles. Casi toda mi vida.
   Hecho un último vistazo a la cama. Ahí estoy yo, una anciana de noventa años. Me veo tan tranquila y relajada. Como si estuviera dormida. Salto por la ventana y empiezo a volar, volar y volar …




01/05/2024, Gijón