Mostrando entradas con la etiqueta Drama. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Drama. Mostrar todas las entradas

22 de enero de 2024

SUCESOS: "El afortunado"



SUCESOS

Encontrado el cuerpo sin vida de un hombre

La Pluma del Este

 

 

Ayer, 22/01/2024, a las 10.35 de la mañana un paseante de perros encontró el cuerpo sin vida de un hombre en la playa de San Lorenzo.

A.G.G. declaró que a principio pensó que era una alfombra enrollada, pero al acercarse vio que era un hombre vestido con un traje y gabardina.

Las autoridades no quieren especular, sin embargo, las fuentes cercanas hablan de un posible suicidio. El comisario Benítez no lo ha confirmado, pero tampoco lo ha desmentido.

Al finalizar su rueda de prensa la policía ha pedido la colaboración ciudadana para poder identificar el cuerpo del desconocido. Para aportar la información sobre el caso contactar por tel. 999 999 999.

Descripción del fallecido:

Varón de unos 50-52 años. Alto, de complexión mediana. Calvo. Vestido con el traje color azul marino y la gabardina gris. En el bolsillo interior de la misma se encontró una nota:

“Después de veinte años jugando los mismos números, este sábado, por fin, me ha tocado el Gordo. Con tanta suerte que mi mujer ha lavado mis pantalones sin mirar en los bolsillos.

Esta no es vida…”

Seguiremos informando.





                                                                                             22/01/2024








 

2 de diciembre de 2023

Chupachups

    En su otra y perfecta vida, él era un hombre afortunado: un buen puesto en un banco, una bella esposa, dos hijos niño y niña, una envidiable posición y bien relacionado. El destino le sonreía. Parecía tocado con la mano de Dios. Pero hace cinco años, en Navidades, todo aquello le fue arrebatado…
   Dos agentes entraron en su despacho. Con un tremendo pesar, le informaron que había pasado un terrible accidente con víctimas mortales. Un camión sin frenos invadió la terraza de una pizzería cercana. La misma, donde lo esperaban su mujer e hijos. Nunca habían estado ahí antes. Fue él quien sugirió el sitio. Aquel mismo día él murió también.
   Ahora observa a decenas de personas que pasan por su lado sin verlo. Son vísperas Navideñas y ellos corren, como hormigas, en busca de comida y regalos. Él antes también era así, pero la pérdida de su familia le ha roto su mente, dejándolo incapacitado para enfrentarse a la vida. Con depresión, sin trabajo, con deudas y falta de apoyo, se vio en la calle como un desecho.
Compartía esta esquina con un chico rumano, pero la mafia, después de darle una buena paliza por no ser «rentable», lo ha devuelto a su país. Con él no se metían. Por ahora.
El sonido de unas monedas, al caer, lo sacó de su ensimismamiento. Levantó la mirada y vio una mano pequeña que le ofrecía un Chupachups de fresa, acompañado de una alegre sonrisa infantil.




                                                                                       

                                                                                 



12 de octubre de 2023

Sé que volverás

   ¡Amo, qué alegría!
   Veo que sacas mi arnés y la correa. Andas de un lado a otro. ¡Guau! Vamos a salir. ¡¡Guau, me encanta!! Adoro ir contigo, aunque hasta la esquina. Sé que ya no soy un cachorro y no me muevo tan rápido, pero los paseos largos me chiflan.
   Bajamos al garaje. Mucho mejor. ¡¡Guau!! ¿Vamos de viaje? ¿Podemos ir al pueblo? Porfaaaaaaa… Me encantaría volver a ver a la hembra que vive al lado. Hemos llegado a un medio acuerdo. La tengo en el bote, como decís, los humanos. Solo falta traerle una salchicha. ¡Qué alegría! ¡Me encanta! Pa-se-o, pa-se-o… Nos-va-mos-de-pa-se-o…
   Amo, te noto extraño. Huelo preocupación. Tú, tranquilo. Hacemos un buen equipo: tú y yo. Aunque no le gusto demasiado a tu nueva hembra. Pero tranquilo, la ganaré. Soy un especialista en las hembras. Sé que ella se enfadó mucho cuando mordí su bolso. Pero es que estaba tan apetecible y olía tan bien que no me pude resistir. Ya sé que los perros tan mayores como yo no deberían hacer estas cosas. Pero no he podido aguantar. Nunca más. Te lo prometo. ¡Ah! Lo de aquel zapato, no cuenta. Te pedí el perdón. Aunque me debes una por lo del otro día: meterme un termómetro por el culo no ha molado nada de nada. Esto no se hace. Y sin esperar. Uff. Todavía me tiemblan los cuartos traseros al recordar aquella encerrona en la clínica.
   Me encanta ir en coche contigo. Nunca sabes qué aventura vamos a vivir.
   Ay, qué tiempos aquellos, cuando éramos unos críos. Tú, con tu pelota de futbol, y yo con la mía, de goma. Qué bien nos pasábamos. Y hasta dormíamos juntos. Ahora tienes la puerta cerrada. Bah, no pasa nada. Estoy más a gusto en la cocina donde pasa el tubo de agua caliente. Uno ya tiene edad, ¿sabes? Aunque me siento como un chaval todavía.
   ¡¡Aaaaaaamo!! Creo que te equivocaste del camino. El olor es diferente. No es por ahí. Date la vuelta. Hola, estoy aquí, atrás. Te veo por el espejo. Veo tu mirada. Mírame. ¿Por qué no me miras? Te-has-e-qui-vo-ca-do. ¿A dónde vamos? ¿Un sitio nuevo? ¡¡Guau!! Vamos de aventura como antes. ¡¡¡Guau!!!
   ¿Por qué paras el coche? ¿Ya hemos llegado? No veo nada alrededor. Bueno, sí, un bosque. ¿Vamos a un bosque? ¡Pero si nunca vamos al bosque! Bueno, una aventura misteriosa, guau.
   Mira como salto la valla. Ups. Qué golpe. Antes, yo volaría por encima. Mejor me pasaré por debajo. Ni se te ocurra reírte. Y no lo cuentes a la perra del vecino. Uno tiene su orgullo. Uff, aquí huele diferente. Me gusta. ¿A dónde vamos? ¿Me vas a amarrar? ¿Y cómo se supone que vaya contigo si me dejas aquí como a un cachorro maleducado? Aaaaamo. Mírame. ¡¡Guau!! ¡¡Un pícnic!! Trajiste mi mantita, el cuenco y la comida. También me vale, aunque unas ricas salchichas molarían mucho más.
   ¿A dónde vas? Puedes levantar tu pata aquí mismo, somos machos. Estas cosas no me molestan. ¡Aaaaamo! ¿A dónde vas? Esto ya no me hace gracia. No te veo. ¡Guau! ¡¡Guau!! ¡¡¡Guau!!! ¡¡¡Aaaaaaamo!!! ¡¡¡Aaaaaaamo!!! No quiero quedarme aquí. Esta correa es muy fuerte. ¡¡¡Guau!!! ¡¡¡Guauuuuuu!!!
   Oigo tu coche cada vez más lejos. ¡Guau! ¡¡¡Guauuuuuu!!! ¡No me dejes aquí! Quiero irme a casa. No sé qué ha pasado. No entiendo nada. ¿Qué hice? ¿Por qué te fuiste? Quiero volver contigo a nuestra casa. Tranquilo, Max, respira. Seguro que volverá. Sin ti no podrá vivir.  
   ¡Guau!… Moja… Lluvia… Odio la lluvia. ¡¡¡Aaaaamo!!! ¡¿Dónde estás?! Tengo que soltarme como sea. A ver esos dientes. Puedo con esa correa. Uff. Cuesta. Un poco más. Se resiste. Ya falta poco. Qué dolor en la boca. Sangre. Lo que faltaba: un diente roto. Sigo, que ya casi está. ¡Ya! ¡Estoy libre!
   ¡¡¡Aaaaamo!!! ¡¡¡Guau!!! ¡¡¡Guau!!! ¡¿Dónde estás?! No hay nadie. A ver ese olfato. Coche estaba aquí y se fue… Por allá. Eso es. Ahí está la casa. ¡¡Aaamo!! ¡¡¡Voooy!!!...
   Tenía que haber bebido el agua del cuenco. ¿Ahora qué? Me muero de sed y este camino no termina nunca.
   Las patas me duelen un montón. Uff. Qué frío hace. Tengo hambre. Cuando llegue a casa no me quejaré del pienso. Lo comeré todo. Después, salchicha. Voy a echarme un ratito aquí, justo al lado de la carretera. Así mi amo me verá más rápido. Volverá… Segurísimo…
 
    Muchos perros, como Max, han sido abandonados por sus dueños. Así, sin mirar atrás. Sin encogerse el corazón, sin los remordimientos. Solo en España en el año 2022 unas 288 mil mascotas han sido tiradas y olvidadas como si fueran la basura.
   Los adorables cachorritos, regalos de Navidad o de cumpleaños, crecen y necesitan nuestros cuidados hasta el final de sus vidas. Los perros son los niños eternos. Nos necesitan. Es un compromiso que adquirimos con ellos y con nuestra conciencia. Si les fallamos a ellos, fallamos a nosotros mismos y a nuestra humanidad…




                                                                                                                  11/10/2023, Gijón


Este relato es una participación en el concurso de El tintero de oro






   

17 de marzo de 2023

Hola, guapa

 Hola, guapa




Se asoma al acantilado: son unos veinte metros de caída. Solo dar un paso. Solo uno. Inclinarse y unirse al mar.
    Cierra los ojos y la invaden los recuerdos. Aborto, separación del “amor de su vida”, pérdida de negocio, las deudas… Demasiado peso y sin las fuerzas para llevarlo.
    Cuando era feliz, vino con Él aquí. Entre la naturaleza, los paseos, la rica comida, su amor ha dado el fruto: después de tantos años de intentos, se quedó embarazada. Su felicidad era infinita. Planes, ilusiones, compras, el cuarto del bebé. A los cinco meses lo ha perdido todo y su vida se desmoronó. 
    Un paso… Solo uno…
  — Hola, qué bien se respira aquí, ¿verdad?
    Gira la cabeza y ve a una mujer risueña con un enorme saco a sus pies.
  — Soy Tamara y tú, ¿cómo te llamas, guapa? ¿Eres de por aquí? Nunca te he visto. ¿Te hospedas en la Casona de Juana? No te imaginas cuánto plástico hay por ahí abajo. Ni en cien años podré sacarlo. 
    El parloteo de la tal Tamara la saca de quicio. “Será pesada. ¿Por qué no me deja tranquila?” Y la mujer sigue. Que nosequé ecologistas, de nosequé alcalde, la vecina, el panadero… 
    Mientras tanto, el sol se hunde en el mar y el nordeste se adueña de los acantilados.
   — ¿Me ayudas a llevar este desastre al contenedor? Está a veinte minutos. Después te vienes a mi casa. Tengo un rico cocido. Odio cenar sola desde que hace diez días enterré a mi único hijo.


                                                                                                           01/03/20123, Gijón



7 de marzo de 2023

Solo

 Solo


  
Llevaba muchos días sin comer. 
   El agua pútrida de los charcos apenas mitigaba su sed. Iba sin rumbo intentando salir de aquel bosque, lleno de árboles ahilados. Se sentía inane y abandonado.
    Antes su vida era feliz: estaba enjundioso y querido por su amo zahorí, al que acompañaba en sus búsquedas, muy lejos de los humanos, con bosques y valles interminables alrededor. 
    Una mañana el amo no se levantó. Su mirada consternada quedó fija en el cielo. Él permaneció a su lado días y noches. El pájaro alicorto que pudo cazar no le sació y, aun así, siguió velando a su amo.
    El oso salió de la maleza mirándolo con befa, sabiendo que no era un rival para pelear por el cadáver. Así que se arrastró bajo un tronco para esperar que el oso termine su festín.    
    Macilento y zarrapastroso, salió de su escondite y emprendió la marcha. Divisó un claro entre los árboles. Este era una ciénaga y sus fuegos fatuos, brillando en la oscuridad, alumbraban el camino a casa… 





                                                                 05/12/2022, Gijón





26 de febrero de 2023

Buscando la libertad

    Buscando la libertad





El mar hambriento jugaba con la chalupa como un depredador con su presa antes de engullirla. Las oscuras aguas esperaban un sacrificio.
    Pasajeros, apretujándose unos a otros, rezaban para que terminase aquel infierno. Calados hasta los huesos, los niños ya no lloraban. Ella abrazaba a su hijo intentando darle calor que apenas ya conservaba. Su marido con manos temblorosas guiaba el bote.
    Con una tremenda embestida el mar venció. Por última vez ella miró a su amor antes de ser arrastrados al abismo…
    Gritos, frío, silencio y oscuridad…
    Key West volvió a iluminar aquellas aguas, llenas de vidas cosechadas. Las almas, buscando la libertad, se dirigieron hacia su luz…






      P.D. Dedicado a los miles de cubanos que se tiran al mar en busca de libertad…
                                                                                              
                                                                                                     27/11/2022, Gijón