23 de febrero de 2023

Justicia

 

    La llamada de su abogado la dejó atónita: su violador quedará en libertad por un absurdo error burocrático.
    El ser que destrozó su vida, rompió su alma y su cuerpo en mil pedazos, saldrá de prisión en unos días, mientras ella lleva viviendo en una cárcel impuesta desde que se cruzaron sus caminos.
   Rabia, odio y consternación la dejaron sin ganas de ver el día de mañana. El recuerdo de sus manos asquerosas, de su respiración y jadeos, del dolor entre las piernas y en la garganta, la hizo vomitar.
   ¿Cómo vivir sabiendo que él anda suelto?
   ¿Qué podría hacer al respecto?
    Decidió esperar. Y esperó...
    La discoteca está llena de gente apretujada. La espalda del hombre, al descubierto. Un tropezón, una disculpa acompañada con un "¿te acuerdas de mí?", y el cuchillo entrando... Una, dos, tres veces... Gritos y gente corriendo.
    Ella sale fuera para esperar a la policía. Se siente tranquila y aliviada. La noche huele a naranjos en flor.



                                                                                                18/11/2022, Gijón

5 comentarios:

  1. Más sutileza, un pequeño rasguño con un veneno indectetable , una investigación sería de los muchos que hay... Una muerte merecida y muy difícil de probar. Venganza dulce .

    ResponderEliminar
  2. Cierto. La mujer es mucho más sutil en esto. Pero la heroína no quería el anonimato. Ya daba por hecho que iba a la cárcel. Así que más da, ¿verdad? Imagino que quería que la viera, supiera el porqué y el dolor...mucho dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme. Espero verla pro aquí pronto. Tengo mucho que contar, jajaja.

      Eliminar
  3. Lo que le ha hecho es irreversible.....bien vale la cárcel a cambio de que todos lo vean y lo sepan.....
    Cuando pienses en violar...recuerda esto es el mensaje para otros....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la justicia no hace justicia. Un saludo y gracias por leerme.

      Eliminar